¿Cómo debe ser la nutrición de un adulto mayor?

Con la edad, la correcta alimentación adquiere cada vez más importancia. Pero mantener una buena dieta a veces se vuelve complicado si se sufre disfagia, una condición médica que causa dificultad o imposibilidad de tragar. El proceso deglutorio se vuelve muy difícil, llegando el caso de tener que buscar alternativas para mantener la nutrición básica.

La disfagia es una condición que, generalmente, se da entre los adultos mayores. Puede aparecer a raíz de distintas enfermedades como tumores, Parkinson, esclerosis, derrames cerebrales, etc. Y el envejecimiento es el mayor factor de riesgo pues, con la edad, es más probable padecer algunas de las enfermedades mencionadas anteriormente.

En T.Aliment somos especialistas en la nutrición para personas con disfagia y ponemos a su disposición una gran variedad de productos.

alimentos para tener huesos sanos y fuertes
Más sobre T.Aliment

¿Qué puede provocar la disfagia?

Este problema alimenticio puede derivar en problemas más graves, que pueden llegar a causar la muerte. Al dificultar la entrada de alimentos, los efectos más inmediatos pueden ser la desnutrición, deshidratación y/o la pérdida de peso, con todos los problemas que acarrean.

Además, pueden darse neumonías por aspiración, que surgen cuando se trata de tragar ineficazmente y entran bacterias a los pulmones; o atragantamiento, ya que la ingesta se puede complicar y el alimento obstruir las vías respiratorias, llegando a provocar el deceso si no se le practica inmediatamente una maniobra de Heimlich exitosa.

¿Cómo es la alimentación de un adulto mayor con disfagia?

Por todo lo mencionado anteriormente, los pacientes diagnosticados con disfagia han de seguir unas pautas muy específicas, basadas en la consistencia y texturas de los alimentos, para mantener una correcta nutrición. Hay que tener en cuenta que, dependiendo del grado de disfagia que sufra el paciente, la complicación al tragar puede ser no solo con alimentos sólidos, también con líquidos.

Es importante adaptar la textura de los alimentos para facilitar su ingesta. Por ello, aunque cada paciente es un mundo, hay unas pautas generales que se deben tener en cuenta: se deben ingerir alimentos para tener unos huesos sanos y fuertes.

  • Huir de las texturas gruesas que puedan contener grumos, espinas o filamentos. Hay que asegurarse de cocinar el plato con ingredientes que puedan triturarse y crear texturas homogéneas. Por ello, triturar la comida, ya sea unos días antes o antes de servir, evita la presencia de grumos y facilita la ingesta.

  • El método de cocción también es importante, ya que, al hervir la comida, se pierden minerales y vitaminas, por ello se recomienda cocinar al vapor, a presión o en el microondas.

  • Respecto a los líquidos, hay que evitar los líquidos con pulpa o los zumos sin colar.

alimentos para tener huesos sanos y fuertes
Nuestro catálogo
  • Se puede añadir leche o salsa a los alimentos para conseguir texturas más suaves. Eso sí, hay que evitar más líquido del estrictamente necesario, porque, aunque se aumenta el volumen de la ración, disminuyen los nutrientes de la misma.

  • Evitar los purés espesos y las dobles texturas en un mismo plato como puede ser la sopa de fideos o un puré con picatostes, ya que estos elementos complican aún más la deglución por parte del paciente.

  • Si no hay posibilidad de triturar, alimentos adaptados, como los que ofrece T.Aliment, también son una solución.

  • Se pueden espesar los líquidos, en caso de ser necesario, con texturizantes o espesantes específicos como los que ofrece T. Aliment.

  • La variedad es fundamental para que el paciente no se aburra y no pierda las ganas de comer.

  • Tratar de ofrecer alimentos húmedos y untuosos, para que se facilite el proceso de ingesta y el tránsito por la garganta y el esófago.

  • Procurar que sean alimentos que no se dividan fácilmente en la boca, ya que esos trozos pueden complicar la ingesta.

  • Es importante evitar cualquier alimento que pueda quedarse pegado en el paladar, ya que puede provocar problemas al tragar.

  • Es preferible usar cucharas de postre, ya que así evitamos grandes cantidades de alimentos en cada ingesta.

¿Qué alimentos están permitidos en caso de disfagia?

Los menús para personas con disfagia deben ser individualizados y centrados en las necesidades de cada paciente. Pero hay una serie de alimentos que, generalmente, sí podrán formar parte de la nutrición. Hay que tener en cuenta que los nutrientes han de distribuirse de la siguiente manera: 55-60% hidratos de carbono, 25-30% grasas y 10-15% proteínas.

Tanto las legumbres como los cereales son una buena opción, siempre en forma de cremas o purés. Así como las verduras, aunque antes habría que cocerlas. Las frutas también formarán parte de la alimentación cocidas, trituradas o en almíbar.

Respecto a las carnes, han de ser jugosas y picadas (albóndigas, hamburguesas, etc.). De igual manera, el pescado ha de ser sin espinas, cocido y sin piel. Los huevos pueden tomarse en tortilla, revueltos, fritos o cocidos. Y los productos lácteos han de tener una textura homogénea o blanda.

De estos alimentos, hay que establecer un menú que cumpla con todas las necesidades nutricionales de los pacientes. Por ello, generalmente podremos distribuir los alimentos, a lo largo de la semana, de la siguiente forma:

  • Farináceos: Pan 2 – 3 al día; pasta, arroz y legumbres, 1 – 2 por semana; y patatas, 2 – 4 a la semana.

  • Frutas y verduras: 5 piezas al día.

  • Leche y derivados: 2 – 3 al día.

  • Carnes: 3 – 4 a la semana.

  • Pescados: 4 – 5 a la semana.

  • Huevos: 3 – 4 a la semana.

alimentos para tener huesos sanos y fuertes

¿Qué alimentos están desaconsejados?

Hay una serie de alimentos que no se recomiendan para personas con disfagia, ya que presentan más complicaciones a la hora de tragar:

  • Los alimentos con textura fibrosa como pueden ser la piña o las judías verdes. Esos filamentos pueden quedarse atravesados y complicar el proceso de tragar.

  • Evidentemente, las verduras o frutas con piel o semillas.

  • Alimentos duros como algunos frutos secos.

  • Alimentos de textura pegajosa como pueden ser la leche condensada o los caramelos.

Si quieres que nuestro equipo te asesore sobre los múltiples alimentos para disfagia incluidos en nuestro catálogo, solo tienes que contactar con nosotros. Puedes llamarnos al 938 74 12 00 o escribir un correo a info@taliment.com.  ¡Enseguida nos pondremos en contacto contigo!

alimentos para tener huesos sanos y fuertes
Contacta con T.Aliment